¿Sabías que?…

El próximo 21 de septiembre se celebra el Día Internacional del Alzheimer (World Alzheimer’s Day), una fecha que fue elegida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Alzheimer (ADI). El objetivo de esta celebración es dar a conocer la enfermedad y difundir información al respecto.

El Alzheimer se considera como la nueva epidemia del siglo XXI, en Chile afecta a más de 200.000 mil personas, cifra que se triplicará en 2025. Es un problema de todos, pues la dependencia que genera no sólo afecta a la persona enferma, sino también a su entorno más cercano.

Es una enfermedad de compleja patogenia, a veces hereditaria, cuya incidencia aumenta con la edad. Los factores de riesgo vascular (hipertensión arterial, dislipidemias, síncopes) también son importantes. Otros son el sedentarismo, la baja escolaridad, la falta de actividades sociales. En sujetos de 60 años tiene una incidencia de 1 o 2%; pero sobre 85 años afecta a 1/3 de personas. Comienza en forma insidiosa, generalmente con fallas de la memoria reciente y pasando por una etapa de Deterioro Cognitivo Leve. Su duración varía entre 4 a más de 15 años; el promedio de sobrevida es 8 años. El diagnóstico oportuno puede mejorar significativamente su calidad de vida.

De acuerdo a corporacionalzheimer.cl los requisitos para su diagnóstico son:

  • Pérdida de 2 o más capacidades cognitivas (memoria, capacidad ejecutiva, lenguaje u otras).
  • La pérdida debe ser suficiente como para interferir con las actividades habituales.
  • La causa demostrada o presunta debe ser una afección orgánica cerebral.

La causa de los olvidos puede ser un trastorno emocional, o una enfermedad cerebral. Ante la duda deben hacerse evaluaciones cognitivas breves: preguntar la fecha, los Presidentes de Chile, algunas restas, entre otros estudios clínicos.

Las fallas de memoria son más evidentes para la memoria reciente, el paciente olvida donde dejó algo, lo que conversaron hace un rato, lo que hizo el día anterior. Comete errores cuando enfrenta situaciones de cierta complejidad, puede malgastar plata, es incapaz de solucionar un problema. Generalmente tiene poca noción de enfermedad, cuando no encuentra algo supone que se lo tomaron. Sus afectos fluctúan entre la apatía (nada le interesa) y la labilidad emocional (reacciona con exceso ante motivos pequeños).

La orientación familiar es muy importante; los familiares deben conocer la enfermedad, las posibilidades de tratamiento, la repercusión que tiene en ellos mismos. Muchas veces la conducta del paciente mejora cuando los familiares reciben tratamiento para su estado emocional y aprenden a tratarlo.

En nuestras residencias Acalis (www.acalis.cl) fomentamos la integración a la comunidad, la mantención de las relaciones familiares, la participación en actividades de estimulación cognitiva adaptadas para los diferentes niveles de dependencia, con el objetivo de que las personas mayores dependientes puedan acceder a un envejecimiento digno.

Fuente: www.puc.cl

2 Comments

  1. Ivonne Moraes Rodriguez dice:

    Excelente información!!! Para reflexionar…
    La familia, como pilar fundamental en la vida de cualquer ser humano; en la mayoria de los casos, ignora como puede ayudar al anciano a enjecer justamente tratando de recuperar esa dignidad que se ve deteriorada.
    Saludos desde Uruguay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *