Residentes con dependencia total: una atención cercana y humana

Con mucho amor y cuidado… Entre las personas mayores hay un grupo que presenta una dependencia severa, lo que significa que debemos tener un cuidado mucho más minucioso y generar acciones específicas para su bienestar, que involucran una atención más cercana y humana.

Los esfuerzos en el cuidado de una persona mayor dependiente están principalmente relacionados con evitar las complicaciones respiratorias, estimular el área cognitiva y sensorial para favorecer la conexión con el medio, prevenir y/o disminuir la rigidez en las extremidades por medio de movilizaciones pasivas o activo-asistidas (una movilización fuerte y brusca puede causar daños -fracturas, lesiones musculares, hematomas, lesiones en la piel-), entre otras.

Esta condición es una realidad en muchos hogares y familias, como también en nuestras residencias. Esto hace que estén muy propensos a complicaciones respiratorias, pérdida de masa muscular, úlceras por presión, rigidez articular, entre otras. También debemos tener en consideración otras enfermedades que pueden agravar la condición, como por ejemplo la diabetes, hipertensión arterial y trastornos de deglución. Es por esto que la cercanía y empatía es fundamental para una asistencia eficaz y frecuente.

En nuestras residencias Acalis, nuestro equipo de salud realiza una serie de acciones y procedimientos que tienen por objetivo entregar una mejor calidad de vida a nuestros residentes en esta situación.

Entre la actividades que realizan nuestros terapeutas ocupacionales están los talleres de estimulación global (motor-cognitivo), estimulación sensorial, reminiscencia, autocuidado,  música y baile, enfocados siempre en los intereses de nuestros residentes, incentivando siempre el máximo nivel de independencia posible, permitiendo su participación, dentro de las habilidades de cada persona en sus ocupaciones.

También nuestros kinesiólogos cumplen un rol fundamental, ya que no solo realizan ejercicios de rehabilitación, sino también el prevenir, promover y educar a nuestro personal sobre técnicas de protección articular, movilizaciones y transferencias seguras tantos para nuestros residentes como para ellos mismos.

Siempre es recomendable que conserve momentos de esparcimiento, hablarles e informarles lo que se le está haciendo, estimularlos verbalmente para que mantenga el mayor nivel de autonomía, actualidad y conciencia, darle la máxima movilidad durante el mayor tiempo posible, validando y respetando sus años de experiencia y vida.  Así, nuestras personas mayores dependientes tendrán una mejor calidad de vida, más inclusiva, con más cariño y cercanía, con la dignidad que se merecen.

 

Alejandra Jiles Rozas, Terapeuta ocupacional Acalis.

2 Comments

  1. Carmenluz dice:

    Nuestra experiencia en Acalis no es tan buena como deseariamos para con nuestro familiar residente…sabemos que es dificil tratar con ancianos complicados con enfermedades fisicas y mentales…pero uno espera q el personal este capacitado para esa tarea y este dentro de sus requisitos, la empatia ..siendo supervisado permanentemente …las tens estan sobrecargadas de trabajo y quiza es por eso q no alcanzan a brindar el cariño ..compañia..y atencion al anciano q tanto lo necesita y merece…ojala esta observacion planteada sea recibida como critica constructiva y la situacion mejore……gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *