Bocados de Prevención

En Latinoamérica asociamos la aparición de patologías como la presión alta, elevados niveles de colesterol, diabetes, sobrepeso e intolerancias como parte natural del proceso de envejecimiento. Sin embargo, muchos estudios demuestran que el llevar un estilo de vida saludable juega un papel importante en la prevención de estos padecimientos, incluso en personas que genéticamente son propensas.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) en un artículo sobre el envejecimiento de la población destaca que “el envejecimiento saludable comienza con hábitos saludables en fases anteriores de la vida”, estos hábitos incluyen actividad física, la alimentación, o la exposición a actividades o ambientes que pueden representar un riesgo para la salud.
Es por esto que nuestros profesionales recomiendan consumir alimentos que tengan reducidos niveles de sal o sustituir la sal de mesa por sal de mar la cual nos ayudará a regular los valores en sangre y disminuir así la probabilidad de padecer o agravar problemas de tensión. También, ingerir alimentos con elevados niveles de fibra, beber líquido, contribuirá a tener un tránsito intestinal saludable.
En caso de tener intolerancia a la lactosa, se debe excluir alimentos con lácteos de la dieta, y sustituirlos por alimentos con altos niveles de calcio como el tofu, la leche de soja, incluir vegetales de hoja verde en cada comida como las acelgas, las espinacas, los berros, la semilla de sésamo también nos aporta una gran cantidad de calcio y minerales, (que nos ayudaran a prevenir la osteoporosis en nuestros mayores).
Los latinoamericanos no se destacan por tener buenos hábitos alimenticios y eso incluye a nuestros adultos mayores. De acuerdo a estadísticas recogidas en Chile el 9% sigue una alimentación saludable, un 62% lleva una dieta deficiente y el 29% restante se alimenta mal.
Fuente: Centro de Nutrición Universidad Católica

Comments are disabled.