Hoy, reafirmamos que seguiremos trabajando para que esto permee a nuestra sociedad, y seguiremos trabajando para que, en cada una de nuestras residencias en Latinoamérica, aquella misión prevalezca y permita que nuestros residentes mejoren su calidad de vida día a día. 

Cada 1 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Personas de Edad, una fecha instaurada por la ONU como manera de reconocer y destacar el papel de las personas mayores en nuestra sociedad. Ellos nos formaron, nos cuidaron y sentaron las bases de nuestras tradiciones e instituciones. Nuestra sociedad es hoy lo que es, gracias a ellos. 

Pero no solo eso. En medio de una pandemia que nos ha puesto a todos a prueba, y como profesionales que nos dedicamos durante todo el año al cuidado, la asistencia y la protección de  personas mayores, en Acalis Latam creemos que este día también debe servir para poner en primera plana los desafíos y oportunidades que representan el envejecer en el mundo actual, y pensar que la normalidad incluirá a más personas mayores. 

Es que los avances tecnológicos y médicos, junto a una globalización que ha facilitado el acceso a toda clase de productos y medicinas en casi cualquier lugar del planeta, han llevado a que la esperanza de vida aumente en prácticamente todo el mundo. 

Así, en el año 2018, y por primera vez en la historia, las personas mayores de 65 años superaron en número a los menores de 5 años, en una tendencia que solo debería incrementarse en las siguientes décadas. 

https://www.un.org/es/observances/older-persons-day

Esto implica una serie de cambios que, aunque graduales, serán definitivos. La manera que trabajamos, cómo nos transportamos y qué fuerza laboral está disponible en cada economía deberán adaptarse a escenarios en que los adultos puedan desenvolverse de manera más autónoma y funcional; pero también debemos anticipar cómo propiciamos el desarrollo de un envejecimiento saludable y con mirada integral de una parte cada vez más representativa de nuestras sociedades. 

En este escenario, quizá, Acalis es una ventana al futuro. Por eso, además de adaptarnos y aprender de la realidad de los países en los que estamos, nuestro foco es el cuidar la salud y el bienestar de cada uno de nuestros residentes a través de espacios seguros en donde sea posible experimentar un envejecimiento saludable y activo. 

La socialización, la atención, el cuidado, el servicio y la estimulación son tareas cotidianas en nuestros centros, y el trabajo está centrado en la persona, respetando sus ritmos y condiciones. Pero esto no sería posible sin el arduo trabajo de cada uno de nuestros colaboradores, quienes han hecho de su vocación una labor dedicada a las personas mayores, y con quienes regularmente forman vínculos increíblemente potentes de cariño y respeto. 

Anteriormente hemos reafirmado nuestro compromiso con promover que el llegar a esta edad no traiga consigo significancias negativas, sino que represente un nuevo renacer en la vida de las personas, que traiga consigo nuevas historias y anécdotas para recordar, de por fin disfrutar de lo que no se pudo anteriormente, pero también de oportunidades. 

Creemos que la vejez es el momento de ser reconocidos como personas y conscientes de tomar sus propias decisiones, de seguir teniendo un rol en la sociedad, y de ser valorados por todo lo que han construido a lo largo de sus vidas.  

Hoy, reafirmamos que seguiremos trabajando para que esto permee a nuestra sociedad, y seguiremos trabajando para que, en cada una de nuestras residencias en Latinoamérica, aquella misión prevalezca y permita que nuestros residentes mejoren su calidad de vida día a día. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *